El Rey está desnudo

RSS

Mi solución a la crisis en España: 22 medidas para prosperar

Siguiendo la tradición de que cada español lleve dentro a un seleccionador nacional, y en los últimos tiempos también a un experto en física nuclear, un concienzudo geólogo y un experimentado economista, yo también voy a aportar mi granito de arena a todo este despropósito en el que se ha convertido la crisis en España. No pretendo buscar culpables, lo hecho hecho está y ya no hay vuelta atrás. Ahora lo que hay que hacer es buscar soluciones. Y eso quiero hacer.

Algunas (o todas) de las que aquí os voy a presentar no os van a gustar, pero en lugar de rechazarlas os aconsejo que le deis una pensada ante la pregunta: “¿Qué otra alternativa hay?” Y antes de pensar en la alternativa “fácil”, es decir, subirle los impuestos a “los ricos”, os recomiendo que hagáis unos pocos cálculos. Porque si creéis que subiéndole los impuestos a 2000 ricos se consigue Sanidad, Educación e Infraestructuras buenas, bonitas y de calidad para 48 Millones es que vais un poco mal de matemáticas.

Las medidas que aquí presento se centran en lo económico o con repercusión económica. Hay muchas más medidas que yo tomaría pero que no son urgentes o no ayudarían a evitar la quiebra del país y por lo tanto las omito (de momento). Con esto pretendo que España sea capaz de salir del agujero por sí sola, sin ayuda externa, sin depender de nadie y reduciendo déficit y deuda al mismo tiempo que se impulsa el crecimiento, se reduce el desempleo y se mejora la calidad de vida de todos. Algunos van a tener que sacrificarse perdiendo privilegios, cierto, pero no estamos en época de defender privilegios feudales, lo siento.

Las he agrupado por sectores, pero todas constituyen un conjunto único de medidas. Allá vamos:

A) Medidas de reducción del tamaño del Estado:

1. Privatización inmediata de las casi 4000 empresas públicas, fundaciones y consorcios que ahora mismo dependen del Estado central, CCAA y Ayuntamientos. No existe ninguna razón lógica para que el Estado posea una empresa pública. Ninguna. Cualquier razón que me podáis dar para algunos casos concretos (servicio que no es rentable per sé, sectores sin competencia, etc.) se contrarresta desde el punto de vista de que el Estado al final siempre podría ser el cliente de esas empresas que al ser privadas mejorarían su eficiencia y podrían incluso no sólo llegar a ser rentables sino que además podría ser viable la existencia de competencia. Las que no se puedan privatizar se cierran. Las que no se puedan ni privatizar ni cerrar se aplica lo que he dicho más arriba (el Estado como cliente). Para los que digáis que es imposible acometer una medida así: en Georgia se ha hecho.

2. Lo anterior incluye por supuesto a RENFE, ADIF y AENA. Se debe fomentar la entrada de operadores privados en las nuestras tan infrautilizadas vías de tren y autopistas, introducir competencia en el transporte de pasajeros (no sólo mercancías) y liberar al Estado de la carga de los aeropuertos. Los que no sean rentables, se cierran y se convierten en parques temáticos del despilfarro. Si Fabra o cualquier otro caciquillo territorial quiere su aeropuerto que lo pague. Lo que no puede ser es que tengamos 3 veces más infraestructuras que Alemania con la mitad de población y absolutamente infrautilizadas.

3. Y aunque supongo que ha quedado claro con el punto 1. lo incluyo por separado por si acaso: privatización o cierre de todos y cada uno de los medios de comunicación dependientes del Estado, televisiones, radios, periódicos, etc. No existe, como he dicho antes, ninguna justificación lógica hoy en día para estar manteniendo medios públicos deficitarios que sirvan de herramienta de manipulación y adoctrinamiento al caciquillo/a de turno. La oferta es suficientemente amplia. También debe desaparecer la publicidad institucional en medios de comunicación. ¿Por qué tenemos que pagar nosotros el autobombo del Estado? Además, con la eliminación de la publicidad institucional se evita la dependencia de los medios de comunicación con el poder, lo que los debería hacer, en teoría, más independientes y ejercer de verdad el papel de cuarto poder.

4. Externalización y optimización de procesos y actividades de la administración del Estado, CCAA y Ayuntamientos. Muchos procesos realizados ahora mismo por “funcionarios” o personal laboral pueden ser perfectamente externalizados a empresas privadas que realicen los servicios de forma más eficiente y reduciendo o eliminando el coste para el contribuyente. En ese proceso de externalización de actividades además se debería llevar a cabo un proceso de racionalización y eliminación de burocracia. En los últimos 100 años se ha creado un monstruo en España en el que el Estado ha engordado porque necesita más gente para gestionar su propio engorde. Un engorde que además ha contribuido a una ineficiencia en la gestión del gasto y del control de la calidad de los procesos. Este monstruo es imposible de sostener.

5. Fusión de Ayuntamientos por debajo de 10.000 habitantes, eliminación de Diputaciones Provinciales y reducción drástica del número de cargos públicos, políticos y cargos electos a todos los niveles. En España existe un sobredimensionamiento brutal de los poderes Ejecutivo y Legislativo del Estado. Ni son necesarios tantos concejales, ni tantos diputados autonómicos, ni tantos asesores, ni tanto consejero, ni tanto amiguete del alma, ni tanto “hermano de” o “cuñado de”, ni tanta morralla pisamoquetas. ¿Quién no conoce a alguno? Además, en España se ha impuesto, por desgracia, la disciplina de voto en los partidos. Por lo tanto con un diputado por partido con el peso de los diputados virtuales que le tocan, bastaría. ¿Por qué no?. Y por el punto 4 se reducen formidablemente la necesidad del elevado número de cargos públicos que soportamos (casi 450.000). El Senado, por supuesto, o se convierte en una verdadera cámara de representación territorial con poder como en Alemania, o se elimina.

6. Sobre los dos puntos anteriores, en lo que quede de administración pública se debe imponer una absoluta transparencia. Con absoluta me refiero a que cada céntimo de € público que se gaste debe estar perfectamente justificado, detallado y accesible en Internet. Se deben realizar auditorías externas sobre gastos y los resultados deben ser también públicos.

7. Por si todo lo anterior no es suficiente para acabar con la corrupción, hay que evitar también la sensación de impunidad: se debe introducir la pena por despilfarro de dinero público en el código penal. No soy experto jurista pero me parece inconcebible que no se pueda penalizar legalmente una mala gestión sobre dinero público o sobre decisiones erróneas. Cualquier otro profesional (médico, piloto, controlador, etc.) pagaría penalmente por negligencia. ¿Por qué los políticos no?

B) Medidas de ahorro y reducción del gasto:

8. Eliminación inmediata de todo tipo de subvenciones de cualquier tipo. El BOE es cada día un insulto a la inteligencia de los ciudadanos. Aquí tenéis una amplia recopilación de despilfarros varios por Diego Sánchez de la Cruz. Esta eliminación de subvenciones incluye, por supuesto, la financiación de partidos políticos, sindicatos, patronales, y cualquier otro ente, fundación o entidad religiosa que reciba fondos públicos. Con las nuevas tecnologías existen suficientes medios para el crowdfunding de cualquier tipo de iniciativa que queramos. Los sindicatos, partidos y patronal, así como cualquier tipo de fundación se deben financiar únicamente de sus afiliados y simpatizantes.

9. Racionalización del uso de inmuebles públicos y venta del excedente. Con las medidas apuntadas bajo el epígrafe A) se reduciría drásticamente la necesidad de disponer de inmuebles públicos. Ello además facilitaría una racionalización del uso y sobre todo a concentrar las administraciones en los inmuebles que se posean, evitando el pago de escandalosos alquileres.

C) Medidas de mejora y racionalización de los servicios:

10. Establecimiento del cheque escolar en el sistema educativo. Con ello se permite un acceso de calidad a la educación para todos los ciudadanos (universalización de la educación). Cualquier ciudadano podría llevar a sus hijos al colegio de su elección (todos privados) y “pagar” con su “cheque escolar” que le otorga el Estado cuando por sus medios no se pueda permitir pagarlo. Ello permitiría por un lado que cualquier familia, sea cual sea su nivel económico, pueda llevar a sus hijos a los mismos colegios que “los ricos”, y puesto que habría competencia entre colegios para atraer el mayor número de “clientes” mejoraría automáticamente el servicio en todos ellos (los malos cerrarían), porque ya no habría colegios públicos o concertados (se privatizarían), sino que serían todos de gestión privada pero accesibles para cualquiera. Este sistema se ha probado con éxito en Chile, Irlanda, Suecia, Holanda y Hong Kong y contribuiría también a reducir el peso del Estado como se ha apuntado en el epígrafe A). España es de los países que más porcentaje del PIB o gasto por alumno dedica a educación y de los que peor resultado obtiene en el informe PISA. Mayor gasto no implica mejor resultado. Y defendiendo la educación pública tal y como lo hacéis, no defendéis una educación de calidad, sino los privilegios de los empleados públicos que a ella se dedican.

11. Establecimiento del cheque sanitario y seguros médicos como sistema de salud. Exactamente igual que el caso anterior, nadie se quedaría sin cobertura de servicio sanitario, sería universal, pero no público, sino privado. Al final los centros que mejor servicio sanitario dieran concentrarían más clientes, y los que peor, cerrarían. Todo ciudadano, sea cual fuere su nivel económico podría acceder a cualquier centro de salud, hospital o tratamiento médico. Ello optimizaría el coste para el Estado, y ofrecería un mejor servicio para todos los ciudadanos. Alemania funciona en base a seguros privados, y el cheque sanitario también se ha probado con éxito en Singapur.

12. Privatización de todas las universidades y eliminación de la mafia rectoral. España no tiene ninguna universidad entre las 200 mejores del mundo. El abandono universitario nos cuesta 3000 M€ al año. La universidad española es ineficiente, ineficaz y se ha convertido en un reino de taifas de amiguismos y enchufismos. Además el “universidad para todos” ha convertido a España en el país más sobretitulado pero menos preparado para el mundo laboral de Europa (quejas habituales en los empleadores más mediáticos como Martin Vasavsky). Los “licenciados” se amontonan en las oficinas del paro y faltan profesionales. Europa ahora se quiere beneficiar de los licenciados “low cost” formados en España. Un eficiente sistema de becas y mecenazgo garantizará el acceso universitario a quién lo merezca. Los que prefieran jugar al mus y tirarse en el parque recurriendo a sucesivas convocatorias, que lo paguen ellos, pero no los demás (y no es un estereotipo, que yo también he sido universitario en Madrid). En los demás países los estudiantes trabajan para pagarse los estudios. España no tiene por qué ser una excepción. La formación universitaria no es un derecho.

13. Privatización del seguro por desempleo. Ya existe. Yo tenía uno contratado con la hipoteca. Obviamente su introducción tiene que ser gradual, pero debe ser acompañada por una exhaustiva persecución del fraude y endurecimiento de las condiciones. Privatización del INEM (aunque ya está incluido en el punto 1.). Infojobs coloca a más gente que el INEM.

14. Inicio de la implantación de un sistema de capitalización privada de pensiones. Como se ha hecho exitosamente en Chile. Ahora mismo todos vosotros estáis cotizando y no sólo se están endureciendo simultáneamente las condiciones para que recuperéis lo invertido (retraso de la edad de jubilación, aumento de los años cotizados, reducción de la cantidad a percibir) sino que además es posible que no lleguéis a cobrar nada, ya que el 90% del fondo de reserva de la SS está invertida en deuda pública española que en caso de bancarrota (a lo que vamos) podría desaparecer completamente. En resumen: con el sistema actual estáis pagando y no tenéis ninguna garantía de que recibáis nada. A los que están en paro ya ni les cuento. Con la capitalización privada y personal de las pensiones cada uno puede elegir el modelo que prefiere, incluso pudiéndose jubilar mucho antes que la edad legal (que dejaría de existir) si quiere y puede. Cada uno sería responsable de su ahorro personal, y no estaríais ninguno a merced de los experimentos que otros están haciendo con vuestro dinero.

D) Medidas de agilización económica y fomento del empleo:

15. Contratación y despido libre inmediato. El carácter retroactivo se deja abierto a negociación. Eliminación de cualquier traba a la hora de contratar o despedir y que sean empleado y empleador quienes negocien todas las clausulas laborales, incluyendo horarios, indemnizaciones, horas extras, pagas, etc. Si los sindicatos quieren pueden apoyarle en la negociación pero no tienen ningún poder preconcedido como hasta ahora. Los que prefieran disponer de una indemnización por despido a cambio de un menor sueldo, que así lo negocien. Quienes quieran tener reducción de la jornada laboral o empleo a tiempo parcial para poder “pluriemplearse” que así lo negocien. Quién no quiera disponer de un mes de vacaciones y cobrar más, que así lo negocie. Eliminación de cualquier traba. Y como he dicho, con carácter retroactivo (a negociar), lo que permitiría inmediatamente un saneamiento del mercado laboral, librándose de dinosaurios ineficientes e improductivos y permitiendo el acceso a una masa de jóvenes y no tan jóvenes que siento productivos y cualificados, están en paro. El contrato indefinido seguirá existiendo si la empresa y el empleado así lo deciden.

16. Reducción de las contribuciones a la Seguridad Social y en general del coste laboral para el empleador. Con los puntos anteriores y los que se citarán posteriormente sobre seguro de desempleo y pensiones, esta contribución podría reducirse al máximo, quedando únicamente el remanente para desmontar paulatinamente la pirámide de Ponzi que actualmente es la Seguridad Social. Esta contribución a la SS sería además cargada en el lado del empleado, no del empleador, como se hace actualmente en Luxemburgo, con lo que el empleado ve exactamente cuánto cuesta a su empleador.

17. Eliminación de IRPF e impuesto de sociedades. Sí, es posible, y aquí tenéis los números. Reducción inmediata del IVA a la mitad y paulatina reducción conforme las cuentas públicas empiecen a ser saneadas. Convertir a España en un paraíso fiscal. No quejarnos de que las empresas venden en España y tributan en Irlanda, o los deportistas hacen lo propio en Austria. Hacer España atractiva para que tributen aquí. Convertir a España en el Hong Kong de Europa. ¿Por qué no? Atraer empresas, que todo el mundo se quiera instalar aquí, que generen trabajo, riqueza, desarrollo tecnológico, bienestar, prosperidad.

18. Eliminación de la cuota de autónomos, y de todos los trámites para crear empresas, la burocracia, licencias y los costes asociados. Que un emprendedor pueda crear su empresa como quiera y dónde quiera en menos de 24 horas y empiece a producir, sin tener que pasar por los chupatintas trajeados de niveles estatal, autonómico y local. Reducción o eliminación de los trámites notariales y la complejidad jurídica asociada a las sociedades mercantiles. Creación de la figura de la Sociedad de Responsabilidad Limitada, pero limitada de verdad (actualmente en España no existe, la S.L. es sólo una broma).

19. Eliminación del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Es una barrera de entrada al empleo legal para trabajadores poco o nada cualificados, quedando a merced de trabajos por horas sin reglar. En Alemania no existe y no les va demasiado mal con el tema del empleo.

20. Liberalización en el sentido más estricto de la profesionalización y eliminación de privilegios, empezando por los Notarios y Colegios Profesionales y terminando por la SGAE y demás sociedades de gestión de los derechos de autor. Estrictamente hablando esta medida no “ahorra” inmediatamente, pero favorece al punto anterior, al eliminar barreras de entrada a la creación de empresas, servicios, arte y cultura. Los servicios de estos colectivos pasarían a ser opcionales y el cliente elegiría si prefiere contratar productos o servicios certificados por estos colegios profesionales o no. Siguiendo los pasos de Italia se procedería también a la liberalización de otros colectivos privilegiados de acceso cerrado como taxistas, farmacias, estancos, etc.

E) Medidas colaterales:

21. Legalización unilateral de las drogas. Todas. La guerra contra las drogas se ha perdido hace ya varias décadas, y lo único que se está consiguiendo manteniéndola es un aumento de la delincuencia asociada y del gasto Estatal en prisiones y fuerzas de seguridad. Cualquiera de nosotros sabe que el acceso a cualquier droga ahora mismo es fácil y está disponible en cualquier esquina. ¿Para qué sirve la prohibición? Para nada. Además, la prohibición influye en que la droga distribuida sea adulterada, representando esta sí un verdadero peligro para la salud pública. Con la legalización se matan varios pájaros de un tiro: nos ahorramos mantener a un 75% de la población reclusa, que está en la cárcel por delitos menores asociados a las drogas; nos ahorramos dedicar a la policía a esto, optimizando los recursos de las FCSE; y al convertirse en tráfico legal, se aumenta la calidad del producto, su control y sobre todo, su contribución a la actividad económica del país. Por supuesto esta medida incluye la eliminación de las restricciones a la venta y consumo de alcohol y tabaco excepto a las que se refieren a la limitación de adquisición y consumo relacionadas con menores de edad.

22. En paralelo a la medida anterior es necesaria una urgente legalización de la prostitución. Es inaceptable que se mantenga el actual estatus de “alegalidad” de esta actividad donde los/las únicos/as perjudicados/as son los/las que a ella se dedican. Se sanea así una actividad económica más para beneficio de trabajadores, clientes y la sociedad en general. Los juicios morales, por favor, en vuestra casa. Y si no daos una vuelta por Montera y luego me decís que es mejor eso. Como dato curioso os comentaré que aquí en Alemania es legal, les han puesto “parquímetros” y contribuyen al erario de la ciudad.

Estas son mis 22 medidas para salir de la crisis, dinamizar la economía española, fomentar el empleo y la creación de empresas, sanear la Administración Pública y limpiarla de parásitos, garantizando además los servicios de sanidad y educación que son los que más preocupan a los españoles. Es posible. Hay muchas más cosas de las que habría que hablar (modelo del Estado, Autonomías, gasto de Defensa, etc.) pero que de momento no contribuirían directamente a solucionar la situación actual y probablemente implicarían la modificación de la Constitución y tratados internacionales que llevarían más tiempo. Aquí he tratado sólo de lo que depende de nosotros. Por supuesto habría que repensar también nuestra relación con la Unión Europea, ya que ahí también hay mucho, mucho dónde cortar, y probablemente el tener que saltarnos algunas de sus regulaciones (IVA, etc.) nos obligaría a salirnos de Lisboa o a obligar su renegociación. Pero compensaría, y probablemente los demás europeos nos lo agradecerían.

También tengo que decir que muchas de las medidas se toparían con impedimentos jurídicos (por ejemplo la retroactividad de la modificación de las cláusulas laborales), pero no hay nada que haya sobre papel que no se pueda modificar si hay voluntad. Al fin y al cabo los papeles los han escrito humanos. Y las leyes también.

Muchas de las medidas ya están en boca de todos, algunas han empezado a ser lanzadas tímidamente por el actual gobierno del PP. Otras pueden parecer revolucionarias, pero ya han sido aplicadas con éxito en otros países. Las menos provocarán directamente rechazo por su excepcionalidad, pero situaciones excepcionales exigen medidas excepcionales, y estamos en un momento excepcional. Por ello considero que son medidas no sólo necesarias, sino imprescindibles.

Acepto críticas, correcciones, comentarios y sobre todo, la discusión (sana y constructiva) sobre cada una de ellas. A los insultos o descalificaciones (incluyan o no la palabra “neoliberal comeniños”) no pienso responder. Yo sólo he aplicado la lógica, el sentido común. El objetivo que busco con esto es dejar de quejarnos, dejar de destruir, dejar de lamentarnos y empezar a construir y avanzar. Aunque sea desde este blog.

Muchas gracias a @absolutexe y a @diegodelacruz por su colaboración en la información que he incluido en el presente artículo.  

ACTUALIZACIÓN: Me dicen que no he comentado nada sobre el problema más urgente que tenemos encima y que son los problemas de la banca. Pues bien, no he comentado nada porque no es mi sector, pero aparte es que yo aplicaría simplemente esto. A todas las entidades en problemas. Y de nuevo, sin ayuda externa. 

ACTUALIZACIÓN 2: También me comentan que no he dicho nada de las autonomías y el modelo territorial. Es cierto, y es porque creo que tocar eso es más complicado y no se puede acometer en el corto plazo, que es lo que pretendo con estas medidas: salvar la situación desde ya. Sin embargo mi propuesta pasa por una racionalización total del modelo regional, reagrupando las provincias en una distribución lógica y óptima y no dependiente de aldeanismos. Con 4 distribuciones regionales en el total peninsular (NO, NE, SO, SE) y Madrid DF, islas aparte (2 más) sobraría, implicaría una reducción bestial de costes que no repercuten en ningún beneficio y además racionalizaría también la existencia de parlamentos regionales, algo que ahora no es que sea subóptimo, es que es absurdo (comunidades uni o biprovinciales cargan con el coste de la misma estructura de gobierno que comunidades con 8). Sin embargo esta opción chocaría con la idiosincracia del español medio, tan acostumbrado a buscar diferencias con los que le rodean en lugar de similitudes (recomiendo leer esto de Juan Manuel López Zafra). Por lo tanto la doy por perdida.