El Rey está desnudo

RSS

Cómo crear una cuenta en un banco suizo en 7 sencillos pasos

Tal y como se están poniendo las cosas en España, o mejor, cómo se pueden llegar a poner, quizás sea mejor tomar precauciones. La voracidad fiscal de Taxman Montoro unida a la inseguridad que ahora en la UE tienen los depósitos bancarios (que pueden ser “secuestrados” o aplicarles “impuestos extraordinarios” como ya está pasando en España) no ayudan precisamente a aumentar la confianza en el sistema. En mi caso la primera razón no me afecta, ya que soy residente fiscal en Alemania. Lo he hecho por la segunda (el Deutsche Bank no atraviesa tampoco su mejor momento). Pero imagino que a vosotros os podría interesar por ambas. 

Así que os voy a contar cómo he hecho yo para abrirme una cuenta en un banco suizo. No hace falta tener millones para ello, ni ser un delincuente, un mafioso o un político. Basta con estar preocupado por vuestros ahorros. 

1. Entrar en Swiss Quote Bank. Este es el banco en el que yo lo he hecho. También me han hablado bien de CIM Banque. Lo estudiaré y probablemente abriré cuenta también en este, por aquello de los huevos y las cestas. Pero lo que aquí explico se corresponde únicamente al primero.

2. En la web principal tienes diversos productos (Trading, eForex, ePrivate banking, Savings, Private pension y Mortgages). Puesto que en mi caso sólo quería poner mis ahorrillos a salvo, escogí  “Savings”. Una peculiaridad es que para cada tipo de servicio hay una información de “login” distinta y hay que darse de alta por separado, ya que los Terminos y Condiciones son distintos, los riesgos distintos, etc. Visitando cada producto en la web podéis ver los precios, condiciones, intereses, etc. En la cuenta de ahorro veréis que los intereses son irrisorios.

3. Una vez eliges tu producto (en mi caso “Savings”) le das a “Open account”. Si no tenéis cuenta aun le dais a “No, I don´t have an account”. Lo de si tienes cuenta es por lo que os he comentado en el punto anterior de que cada servicio exige un “login” distinto. Rellenas la información que se pide y le das a enviar. La pregunta más curiosa con la que yo me encontré fue con la de si yo era “una conocida personalidad pública”. Deben andar escarmentados con este tema. 

4. Al cabo de unos días recibirás un sobre con la información necesaria y el contrato. Una parte es para ti, con información tanto de las condiciones del contrato, como de los riesgos. Es muy importante que lo leas todo bien (esto es siempre importante, pero como nunca se hace, lo remarco). En general la parte de riesgos sólo es importante cuando vayas a hacer inversiones pero está bien conocerla. Estos T&Cs y riesgos son en general para el servicio del banco. Los específicos de tu opción de servicio (“Savings”, etc.) los aceptas cuando entras por primera vez. También recibes con la documentación la tarjeta de códigos numéricos que usarás para hacer operaciones en la web. Firmas una de las copias del contrato (la otra te la quedas) y lo remites de vuelta a Suiza con una copia certificada de tu pasaporte que certifique tu identidad. Yo esto lo hice por 12€ en un notario aquí. Según me contaron cuando llamé al banco, la certificación puede ser hecha por una oficina municipal, un notario o un abogado. También se puede hacer desde el servicio postal de correos de Suiza, pero asumo que no vais a ir allí para ahorraros 10€… En la copia de contrato que te quedas tú, viene el nombre de “usuario” web. 

5. Una vez remitido al cabo de unos días recibirás otro sobre con la contraseña de la cuenta y la confirmación de que la cuenta ha sido abierta. Junto con el usuario que ya tienes, la contraseña y la tarjeta de coordenadas puedes entrar por primera vez en la web. En este momento es cuando tienes que leer y aceptar las condiciones de los servicios que hayas solicitado. En mi caso era “Dynamic savings account”, que es una cuenta de ahorro estándar, que incluye dos posibilidades de inversión: inversiones fiduciarias (depósitos) en bancos extranjeros e inversiones en securities (fondos de inversión). Aquí de nuevo es muy importante que lo leas todo bien, sobre todo la parte de riesgos. El banco declina cualquier responsabilidad en las inversiones que tú decidas hacer, ya que ellos son sólo el intermediario. Si el banco extranjero en el que has contratado un depósito quiebra, bye bye money. Si el fondo de inversión genera pérdidas, bye bye money. Lo que más me ha gustado del banco es precisamente que te conminan a hacerte responsable de tus propias decisiones. Puesto que en mi caso sólo estaba interesado en la cuenta de ahorro, lo acepté todo y seguí al siguiente paso. 

6. El siguiente paso es muy importante: el secreto bancario. Aquí te explican si quieres estar protegido por el secreto bancario o no. El valor por defecto es que estás protegido. Si prefieres no estarlo debes rellenar el formulario adecuado. Las diferencias entre uno y otro lo explico más abajo.

7. Una vez aceptas todos los pasos, ya tienes tu cuenta en Suiza. Utilizando la información IBAN/BIC proporcionada en la primera comunicación, ya puedes transferir tu dinero a Suiza. El banco te advierte de que debes ser capaz de poder justificar el origen legal del dinero, y que ya ha cumplido sus relativas obligaciones fiscales en el país de origen. Supongo que será para curarse en salud, pero desconozco cómo pretenden asegurarse de ello. Tu cuenta de ahorro puede estar en euros, francos, o dólares (o cualquier combinación de las tres). Al hacer la transferencia debes indicar en qué divisa quieres que se guarde el dinero. Si decides cambiar al franco suizo por ejemplo te aplican unos 90 pips en el cambio (aunque para cantidades grandes puedes negociar una comisión mejor). Yo lo he dejado en euros (las razones más abajo).

Y ya está. Como veis no hace falta ser ni un mafioso ni un delincuente ni un político (o alguna combinación de los tres anteriores) para tener una cuenta en Suiza. Swiss Quote opera en inglés, francés o alemán. Por lo que he visto en CIM Banque lo hacen también en castellano. 

Ahora una serie de consideraciones importantes:

Secreto bancario: Según me he estado informando, el acuerdo de Suiza con la UE consiste en que para evitar la evasión de impuestos y al mismo tiempo mantener el secreto bancario, Suiza se compromete a recaudar el 35% de las “ganancias de capital” (cuando hagas inversiones) en formato impuestos y remitirlos a la oficina fiscal de tu país de residencia pero de forma anónima. Es decir, pagas los impuestos pero no se sabe qué haces con tu dinero, o cuánto tienes. Es posible que tengas 1000€ con una muy buena inversión o 50.000€ con una muy mala. Si sólo vas a tener una cuenta de ahorro, con los míseros intereses que dan, no creo que tengáis que preocuparos. Pero si vais a invertir, es mejor que sigáis leyendo.

Si no queréis acogeros al secreto bancario, entonces debes rellenar un formulario y enviarlo al banco. En dicho formulario aceptáis que el banco pase vuestra información bancaria a la oficina fiscal suiza que a su vez la pasará a vuestro país de origen, para controlar que en vuestra declaración declaráis dichas ganancias de capital. En mi caso, por ejemplo, es probable que lo haga si decido empezar a hacer inversiones. En Alemania las rentas del capital están gravadas con un 28%, 7 puntos menos que si me acojo al secreto bancario. Es decir, me conviene no acogerme al secreto bancario. En cambio a vosotros no está tan claro. Tras la última modificación fiscal de Taxman Montoro, las rentas del capital (plusvalías) pueden estar gravadas hasta el 52% ya que su gravamen se ha igualado al de las rentas del trabajo. Es decir, si os acogéis al secreto bancario, aun pagando un 35%, pagaríais menos que en España y estaríais protegido por dicho secreto bancario, algo que los suizos defienden con uñas y dientes. 

Sospecho que es debido a esta diferencia por lo que Hacienda se ha sacado de la manga la obligación de declarar los depósitos y bienes en el extranjero, ya que sin ella, tu dinero en Suiza pagaría menos impuestos mientras estuviera acogido al secreto bancario. Es decir, el motivo de la medida NO ES porque puedas tener dinero de origen ilegal, blanqueo de dineros, etc. como argumentan desde Hacienda. Es simplemente para que no pagues menos impuestos por tener el dinero fuera que si lo tienes en España. O lo que es lo mismo: para que no escapes de la voracidad fiscal de Montoro. De momento la medida no es para “gravar” los depósitos que haya fuera. Pero España es de los pocos países que tiene impuesto sobre el patrimonio. Entonces, secreto bancario ¿sí o no? Pues eso ya es cosa vuestra.

Depósitos en francos suizos: he estado mirando la posibilidad de cambiar parte del dinero a francos suizos. Sin embargo el Banco Nacional Suizo ha “anclado” la cotización del franco suizo a la del euro porque considera que el franco suizo está “muy alto” y que su continua apreciación podría perjudicar a su economía. Así pues, no pasará de 1,2 al cambio. Por lo tanto sólo habría dos escenarios plausibles: 1) que el euro baje, y el franco suizo bajará con él al menos hasta que recupere un nivel aceptable para el BNS. Y 2) que el euro suba respecto al franco, el Banco Central Suizo anule el anclaje y el franco se deprecie. Es decir, lo mejor que puede pasar es que me quede igual, y lo peor es que el franco baje. Además hay que pagar la comisión por cambio (unos 70€ por cada 10.000€). Por lo tanto, me he quedado en Euros. Si la situación cambia, podría cambiar de opinión.

Espero que esta información os haya sido de utilidad. Antes de insultarme porque consideréis que con esto puedo estar ayudando a que gente ponga a salvo sus ahorros de pagar impuestos o algo similar, leed primero lo que opino de pagar impuestos.

Actualización: según he estado comprobando, mientras que por la cuenta de ahorro en Swissquote no cobran nada y las transferencias hacia fuera son de 2€/$/CHF, en CIM Banque, la cuota de mantenimiento es 90CHF al trimestre y las transferencias hacia fuera son a partir de 3,5CHF. La diferencia es que CIM Banque te permite muchas más divisas y hasta tener tarjeta de crédito “gratuita”. En cambio, las tarifas de trading para CIM Banque son más baratas que las de Swissquote. CIM Banque también permite más mercados conocidos. 


Disclaimer: toda la información proporcionada aquí está basada en la experiencia personal y en informaciones recopiladas de conversaciones (con @adenosin82 princpialmente, que vive en Suiza) y diferentes sitios web. No constituyen ninguna recomendación para nada, ni pretende ser precisa y exacta, ya que no soy ningún experto fiscal ni bancario.